hasta siempre, Arturo Corcuera

doris rivera, obdulia guevara y fabián torres defienden los derechos humanos sin condiciones 

Protección urgente a quienes denuncian y se manifiestan por los derechos humanos

Publicado: 2015-10-28

En el mundo, debido al contexto cada vez más adverso, es evidente el aumento del número de personas dedicadas a la promoción y defensa de los derechos humanos. Son activistas, líderes y lideresas comunitarias, abogados y abogadas, periodistas y sindicalistas, quienes se colocan en la primera línea de fuego, exponiendo su vida y libertad al peligro, a la intimidación, al acoso y a la violencia. 

Las y los defensores de derechos humanos cumplen una tarea clave para consolidar el Estado de Derecho y una sociedad democrática. Sin embargo, las violaciones a los derechos a la vida, integridad, seguridad y libertad personal, libertad de expresión e información, así como los derechos de reunión, asociación, honra, privacidad, libre tránsito, propiedad y posesión van, cada vez más, en perjuicio de quienes defienden los derechos humanos.

Son varias las organizaciones a nivel internacional que trabajan a favor de los derechos humanos de las y los defensores. Y demandan que puedan llevar a cabo su trabajo en materia de derechos humanos, cooperando libremente y con seguridad con los mecanismos internacionales y regionales sin temor a intimidación y represalias.

El nivel de peligro para los derechos humanos en un país se mide cuando las y los defensores empiezan a recibir el impacto de la violencia. Por ello, organizaciones como CEAR Euskadi (Comisión de Ayuda al Refugiado en Euskadi) trabaja en la defensa y promoción de los Derechos Humanos. "CEAR siempre ha tomado en cuenta la situación de las personas defensoras de derechos humanos en muchas regiones del mundo y es consciente de sus crecientes dificultades para acceder a la protección internacional del asilo. Por ello, es fundamental brindar acceso a mecanismos de protección, a las personas que trabajan en contextos de persecución y amenaza por su activismo en defensa de los derechos humanos", explica Leire Lasa Fernández, del área de Incidencia y Participación Social de CEAR Euskadi.

De manera complementaria a la defensa de la protección internacional del asilo para las personas refugiadas, CEAR ha identificado la necesidad de implementar mecanismos de protección temporal para personas defensoras de derechos humanos en riesgo. "El Programa Vasco de Protección Temporal para Defensoras y Defensores de Derechos Humanos está dirigido a prevenir el desplazamiento forzado permanente y a contribuir al sostenimiento de los procesos en origen a través de la articulación con organizaciones, movimientos e instituciones de los países de acogida". sostiene Leire.

En 2011, gracias al compromiso del Gobierno Vasco, se puso en marcha el Programa con el objetivo de proteger a personas que vean amenazada su vida o integridad física por la actividad que desarrollan en sus países de origen, a través de la acogida en Euskadi por un periodo de seis meses. "El Programa se desarrolla desde un enfoque psicosocial que articula la incidencia política, el acompañamiento a sobrevivientes y el fortalecimiento organizativo y comunitario de las organizaciones y movimientos de los que hacen parte las personas acogidas", explica Leire.

Según indica CEAR, el perfil de la defensora o defensor de derechos humanos se define en su vinculo organizativo, por su acción incondicional en defensa de los derechos humanos políticos, civiles, económicos, sociales, culturales, ambientales, de las mujeres y de población LGTTBI. Desde su puesta en marcha en 2011 han sido acogidas 11 personas (6 hombres y 5 mujeres), todas estas personas vinieron de Colombia. Este año, se ha acogido a Obdulia Guevara, activista de la AMBHA (Asociación de Mujeres de la Provincia de Huancabamba) y defensora de los derechos humanos de las mujeres esterilizadas de manera forzada durante el gobierno de Fujimori (1996-2000) en el Perú.

Desde el punto de vista de la protección internacional del asilo, la persecución puede ser definida como la violación grave o sostenida o sistemática de los derechos humanos. Se hacer referencia a la persecución por motivos de género cuando estas violaciones de derechos humanos tienen relación con el papel que se le asigna a una persona debido a su identidad de género o tiene relación con sus preferencias sexuales. "Las mujeres y las personas no normativizadas (aquellas cuya identidad o cuya sexualidad no se ajustan a las normas –LGTTBI-) sufren discriminación y persecución, especialmente a través del control de su sexualidad, de su capacidad reproductiva y de su cuerpo", evidencia Leire.

"Es a través de este trabajo desde el que hemos tenido cierto conocimiento sobre la situación de las mujeres indígenas peruanas esterilizadas de manera forzada. Si bien es una realidad en la que no hemos profundizado, la participación de Obdulia Guevara en esta edición del Programa es una oportunidad única para acercarnos a ella y nutrir nuestros conocimientos en la defensa de los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres", explica Leire.

Desde que llegó Obdulia a Euskadi, el Programa ha contribuido a visibilizar la realidad de las mujeres esterilizadas de manera forzada, y ha facilitado a la defensora su participación en espacios institucionales, asociativos (incluyendo movimiento feminista y de mujeres) y medios de comunicación donde se han posicionado las vindicaciones políticas de la AMBHA, fortaleciendo sus redes internacionales de apoyo en Euskadi y el Estado español. "La participación de Obdulia Guevara, como representante de la AMBHA, está permitiendo evidenciar y sensibilizar de esta situación a la ciudadanía de Euskadi y del Estado español, además de recabar apoyos y posicionamientos que contribuyan a reforzar sus demandas de Verdad, Justicia y Reparación en Perú", sostiene Leire.

"El trabajo realizado durante la estancia en Euskadi de las personas defensoras acogidas tiene como objetivo fortalecer las redes internacionales de apoyo institucional y político de estas personas y de sus organizaciones. Estas redes actúan, en la práctica, como mecanismos de protección que posibilitan la continuidad del trabajo en defensa de los derechos humanos en origen", explica Leire. Además, este trabajo, permite sensibilizar, visibilizar y denunciar ante la ciudadanía e instituciones vascas (y, en su caso, también españolas y europeas), la situación de amenaza que sufren las organizaciones que trabajan en defensa de los derechos humanos así como sus reivindicaciones

Sin duda, es un trabajo pertinente el que desarrolla CEAR con un colectivo especialmente susceptible de ser forzado a desplazarse de sus territorios o espacios de actuación. Los asesinatos, agresiones, amenazas y hostigamientos siguen siendo una tendencia preocupante y generalizada en el mundo; el sistema de justicia es a menudo utilizado para coartar su trabajo, tratar de silenciarles y minar su credibilidad, imponiéndose una impunidad generalizada; las protestas sociales son reprimidas mediante un uso excesivo de la fuerza; y se ponen en marcha campañas de estigmatización; entre otros actos de violencia. "En este contexto de recrudecimiento general, preocupan especialmente los índices de violencia que padecen las personas defensoras procedentes de México, Colombia, Guatemala u Honduras", concluye Leire.


Escrito por

Sara Cuentas Ramírez

Periodista, redactora de La Independent, Agencia de Noticias con Perspectiva de Género, Colaboradora de El País-Planeta Futuro.


Publicado en

sara cuentas

Transformación, simbiosis y equilibrio vital