#CómoSalimosDeEsta

GIULIA TAMAYO LEÓN: CAMINO, MANTA Y HUERTO

Remembranza

Publicado: 2015-04-06

El 9 de abril de 2014, la valerosa defensora de los derechos humanos, Giulia Tamayo León, partió siguiendo otro camino. Pero dejó un legado de sabiduría y vindicación a todas las personas y organizaciones que compartieron su ruta. 

Por este motivo, las mujeres andinas de Huancabamba y Anta, dos lugares que ella tuvo siempre en su corazón, y todas las mujeres que la conocieron, desean compartir una remembranza en su nombre con quienes sintieron el significado de su sonrisa, su inquietud y su hablar como Amiga y Hermana.

Podrán pasar muchos años y tal vez varios siglos de este milenio, pero lo que no pasará será la fortaleza, la vitalidad y la confianza que Giulia puso en cada una de sus iniciativas en defensa de los derechos humanos.

Esta remembranza nos encuentra nuevamente con Giulia, alrededor del fuego de la hoguera feminista, para abrigar los fríos, las ausencias, los olvidos y seguir construyendo ese gran Camino o “Cápac Ñan” de las mujeres andinas e indígenas que con coraje, sororidad y sabiduría, Giulia compartió.

Recordamos a Giulia, hermana en el camino. Ella lo expresaba así: "En quechua existe la palabra ñoqayku, el nosotras y nosotros (exclusivo) que difiere de ñoqanchis, el nosotros y nosotras (inclusivo). En la lucha por los derechos de las mujeres que fueron objeto de violencia en mi país devine hermana de mis compañeras indígenas y rurales con toda la fuerza corporal, afectiva y política".

Recordamos el abrazo cariñoso de Giulia como una Manta multicolor que la imaginación de las mujeres andinas saben crear y tejer en su telar ancestral para cubrirse y protegerse de las tempestades.

No olvidamos el Huerto floreciente que ella dejó sembrado con semillas de justicia, verdad e igualdad, que esperará ser cosechado por mujeres como Giulia, quien al elegir las valiosas semillas de los Quinuales de Anta y el Maíz Blanco Huarinjeño de Huancabamba, cuidados y adornados con flores y hierbas sanadoras, evidenció y denunció sin miedos desde su mirada, sus manos, su voz, su cuerpo y su ser espiritual cuánto daño hicieron quienes extirparon las raíces de la Pachamama.

Recordamos a Giulia danzando y preparando la gran Defensa por la Justicia y la Reparación, siempre con esperanza y perseverancia, segura de que la Verdad será implacable con la impunidad.

Pedimos a todas y todos a quienes llegue y lean esta remembranza compartan un mensaje dedicado a Giulia en este Año de su Viaje Cósmico, para que las energías se consoliden y conjuren contra todo tipo de violencias e impunidad que impactan en la vida de las mujeres de esta tierra.

las hermanas de huancabamba

Giulia tamayo con sus hermanas de anta


Escrito por

Sara Cuentas Ramírez

Periodista, investigadora social y feminista descolonial


Publicado en

Descolonizar

Muñay, yachay, ñoqanchis, kawsay