Yo me quedo en casa

MICAELA BASTIDAS  PUYUCAHUA

Evitar el legado colonial es imprescindible

Un 4 de Noviembre, Micaela Bastidas y Túpac Amaru gritaron: ¡INDEPENDENCIA!

Publicado: 2014-11-04

Comprender cómo se consolidó el movimiento de mujeres en Latinoamérica y el Caribe (LAC) significa ubicar y revalorar su aporte imprescindible a los procesos históricos independentistas de las mujeres a nivel mundial. Es decir, reconocer y visibilizar su protagonismo en la lucha contra el colonialismo, más allá de la independencia norteamericana (1776) y la Revolución Francesa (1789), donde las mujeres de occidente reclamaron Libertad, Igualdad y Fraternidad, derechos que nos les fueron reconocidos. 

Para las mujeres de LAC su lucha, más que por sus derechos políticos, a diferencia de las mujeres de Occidente, fue la denuncia y exigencia de libertad frente al sistema colonialista opresor que encerró tras de sí al esclavismo, clasismo, racismo, marginación, sexismo, violencia y patriarcado. Y fue través de acciones de resistencia de las mujeres junto a sus compañeros hombres que se impulsó la lucha independentista. Por tanto, hacer memoria histórica sobre la reivindicación política y económica de las mujeres en los procesos de independencia es clave para comprender la genealogía, las confluencias, la diversidad y diferencias entre las activistas de LAC y las de Occidente.

La colonización europea en Latinoamérica y el Caribe duró más de tres siglos, dividiendo al continente en diversos espacios. Sobre todo, en dos más visibles. Uno bajo dominio portugués (Brasil), y otro bajo dominio español (toda la América Hispanohablante), el cual se dividió en cuatro virreinatos (Nueva España, Perú, Nueva Granada y Río de la Plata, gobernados por un virrey) y cuatro capitanías generales (Guatemala, Cuba, Venezuela y Chile, gobernados por un capitán general). Junto a ellos las Intendencias para el control de los ingresos reales y el abastecimiento de los ejércitos; las Audiencias para el ejercicio de la justicia y los Obispados y Arzobispados con el poder religioso. Así fue como España definió un sistema administrativo y político para controlar a "sus colonias”.

Las "colonias" evidenciaban una diversidad étnica y cultural que España gestionó con una política de racialización y esclavitud de las poblaciones indígenas y negras, las cuales fueron sometidas a una exclusión extrema (legado colonialista que persiste en las sociedades latinoamericanas a modo de violencia económica). Con el tiempo el mestizaje fue creciendo, y esta población (hijos e hijas de población criolla -descendencia directa española- con población indígena y negra, mayoritariamente fruto de violaciones sexuales), fue considerada mano de obra asalariada para el campo y la emergente economía, pero excluida a la precariedad. En este contexto, fueron hombres y mujeres de poblaciones indígenas y negras quienes tomaron conciencia sobre la imperiosa necesidad de erradicar el yugo y la opresión colonialista.

En el Virreynato de Perú, en 1744, nació Micaela Bastidas Puyucahua en Tamburco, Abancay. Era hija de Manuel Bastidas, descendiente africano y de Josefa Puyucahua, indígena. Este mestizaje encerraba en ella una energía vital que, años más tarde, brillaría en toda su inmensidad. Cuentan que Micaela tenía una fisonomía bella y significativa, debido a sus raíces tanto africanas como amerindias. Fue conocida como "Zamba", nombre que se daba en la época colonial a quienes tenían descendencia mestiza entre poblaciones africanas e indígenas. El color de su piel y su cabello ondulado y grueso, el cual recogía en dos maravillosas trenzas, eran un signo de ello.

El 25 de mayo de 1760, antes de cumplir 16 años, Micaela se casó con José Gabriel Condoranqui, joven mestizo descendiente de la nobleza inca, en el pueblo de Surimana. Condorcanqui descendía en línea materna del último Inca Túpac Amaru I. En 1764 fue nombrado cacique de los territorios que le correspondían por herencia, Pampamarca, Tungasuca y Surimana, y fijaron su residencia en Tinta, localidad perteneciente Cusco. Tuvieron tres hijos varones, Hipólito (1761), Mariano (1762) y Fernando (1768).

José Gabriel había recibido una educación privilegiada en colegios jesuitas de Lima y Cusco. Hablaba castellano, quechua y latín. Su interés por la lectura y diversos temas consolidó su nivel intelectual indígena. Como curaca debía mediar entre el corregidor español y las poblaciones indígenas a su cargo. Recorría su territorio, viviendo de cerca las historias de explotación y violencia de la población. Como mestizo sentía que toda la injusticia con su gente lo tocaba en carne propia. Reclamó y envió solicitudes oficiales a las autoridades coloniales de Tinta, Cusco y Lima, para intentar liberar a las poblaciones indígenas del trabajo forzado en las minas y exonerarlas del cumplimiento de la mita, obteniendo siempre negativas o indiferencia. Es allí donde comenzó a desarrollar un anhelo libertario, fundamentado en la defensa de las poblaciones indígenas, esclavas y mestizas, orientada a la independencia de su territorio y comercio de las decisiones de la corona de España.

Micaela recibió en la infancia una educación elemental en letras y artes, usual en esa época para las mujeres. Sin embargo, su interés por continuar aprendiendo y formándose no cesó, y con Gabriel fueron compartiendo mutuamente ideales libertarios y leyeron juntos cuanta fuente de inspiración encontraron. También hablaba en quechua y castellano. Ella tomó conciencia de la compleja situación de su pueblo y se involucró activamente junto a Gabriel. Se apoyaron con firmeza, defendiendo y vindicando el derecho a liberarse del control opresor y colonial.

José Gabriel Condorcanqui y Micaela Bastidas estaban informados sobre las nuevas ideas de la Ilustración y de los acontecimientos de la independencia de los Estados Unidos. Además, tuvieron acceso a los "Comentarios Reales del los Incas" de Gómez Suárez de Figueroa, un libro histórico que compiló documentos, crónicas e informaciones orales de la historia del Perú, desde antes de la colonización española. Y el 04 de noviembre de 1780, en la ciudad del Cuzco, juntos expresaron el primer grito de Independencia, promoviendo el movimiento independentista más significativo y de mayor trascendencia que articuló a diversos sectores sociales (población indígena, negra, mestiza y también criolla).

En 1780, agotado el proceso de diálogo con los representantes de la corona española, José Gabriel Condorcanqui y Micaela Bastidas, inician un movimiento en contra del colonialismo. Es allí que adopta el nombre de Túpac Amaru II en honor de su antepasado, el último Inca de Vilcabamba. El 4 de noviembre, con el primer grito de libertad, difundieron una proclama independentista escrita por Micaela Bastidas para dar inicio a la rebelión. El corregidor español Antonio de Arriaga fue tomado prisionero y condenado a morir en el cadalso. Los rebeldes instalaron su cuartel general en Tungasuca. Desde ese momento Micaela se convirtió en la principal estratega y consejera.

Ella asumió y compartió el cacicazgo de Surimana, Pampamarca y Tungasuca. Accionaba con dinamismo y persuasión, tal vez más concientizada incluso que el propio Túpac Amaru, ya que el rol de las mujeres indígenas, negras y mestizas estaba aun más violentado por los opresores colonialistas. Las poblaciones indígenas tenían prohibida la tenencia de armas de fuego, por ello uno de los mayores problemas a los que se enfrentaron fue la obtención de armamento. Micaela se hizo cargo del aprovisionamiento de las tropas (conseguir y distribuir dinero, alimentos, vestimentas y armas). Expidió salvoconductos para facilitar el movimiento de quienes viajaban a través de amplios territorios. Coordinó la retaguardia indígena, demostrando diligencia y capacidad e implementó medidas de seguridad para luchar contra el espionaje. Puso en marcha un eficaz sistema de comunicaciones, a través de chasquis a caballo, para llevar velozmente información de un pueblo a otro. 

Había una valiosa legión de luchadoras andinas, quechuas, aymaras y negras que accionaron junto a Micaela en el levantamiento, realizando estrategias y dando apoyo a las tropas. Para ellas se trataba de liberar a su pueblo de la explotación española y también de restablecer el rol de las mujeres en la participación social y política, tradición que el sistema colonial intentó abolir convirtiéndolas en víctimas de sus abusos. Destacaron las lideresas Cecilia Túpac Amaru y Tomasa Tito Condemayta, cacica de Acos, entre muchas otras.

micaela luchÓ con muchas valerosas mujeres indígenas, negras y mestizas

Estas valerosas mujeres participaban en la batalla. También lo hacía Micaela, quien desvelaba una gran energía para motivar a hombres y mujeres desde el mismo campo de batalla. El 18 de noviembre de 1780 el ejército liderado por Micaela y Túpac Amaru vencía a los españoles en la batalla de Sangarará. Ambos expidieron un mensaje a los pueblos del Perú, convocando a la población criolla a unirse a la causa libertaria: “Vivamos en hermandad y congregados en un solo cuerpo. Cuidemos de la protección y conservación da las poblaciones criollas, mestizas, zambas, indias por vivir en un mismo territorio, como si fuéramos nacidos en estas tierras y de un mismo origen”. Luego del triunfo, Micaela fue reconocida como jefa interina de la rebelión.

En marzo de 1871 el ejército libertario contaba con siete mil hombres y mujeres dispuestos a pelear hasta la muerte contra el colonialismo español. Micaela, según testimonios de la época, debido a su sólida convicción, claridad de pensamiento y alta intuición, se convirtió en el sexto sentido de la rebelión. Y al tiempo que Micaela había aconsejado realizar un ataque inmediato a las tropas españolas asentadas en el Cusco para lograr su rendición, fueron traicionados. Túpac Amaru fue rodeado y emboscado, y Micaela, sus hijos Hipólito de 18 años y Fernando de 10 fueron apresados y llevados a Cusco, donde permanecieron presos. Les sometieron a interrogatorios y torturas para poder ubicar al resto de las tropas revolucionarias, les prometieron disminuir la pena si delataban, pero no lograron conseguir ninguna información y el 14 de mayo se les condenó a la pena de muerte.

El 18 de mayo de 1781 fueron llevados a la Plaza de Armas del Cuzco para su ejecución. A su hijo Hipólito le cortaron la lengua y le ahorcaron. Micaela y José Gabriel fueron obligados a presenciar su muerte. Luego, la subieron a ella al tablado. Luchó con sus verdugos, hasta que finalmente la sometieron, le cortaron la lengua, intentaron estrangularla y terminaron de matarla a patadas en el estómago y los pechos. A Túpac Amaru le llevaron al centro de la plaza, siendo sometido a una espantosa muerte. Su cuerpo y el de Micaela fueron desmembrados y sus partes enviadas a diferentes pueblos para ser exhibidos en las plazas públicas, para advertir a la población sobre las consecuencias de rebelarse.

Este control significó posteriormente la exclusión de las hijas e hijos de españoles y españolas que nacieron en las colonias (población criolla), quienes sólo podían acceder a puestos inferiores de la administración, mientras los más elevados se reservaban quienes ostentaban ciudadanía española de nacimiento. España controló así el monopolio mercantil para incrementar los ingresos de su Hacienda, perjudicando los intereses económicos de la población criolla, generando corrupción y nepotismo. Esta realidad alimentó las posteriores causas independentistas, en un contexto internacional que no le fue adverso, pues la creciente economía inglesa con su desarrollo industrial y la necesidad de nuevos mercados, junto al nuevo marco bélico europeo, tras la llegada al poder de Napoleón, favorecieron un segundo "proceso de independencia" en LAC que asumió el legado colonialista en su esencia.

Desde entonces, el sistema colonial en todo el orbe pretende parametrar a la humanidad en arquetipos construidos desde las clases dominantes con la finalidad de dividir la sociedad en términos de racialización, clasismo, violencia sexista, homofobia, folklorización de los saberes ancestrales, explotación laboral, expoliación de la naturaleza, violencia económica, desplazamientos forzados, entre otros. Esta manera de control y dominio transnacional heteropatriarcal, racista, etnocéntrico y neoliberal desfigura la esencia humana de su conexión vital con todo su entorno, invisibiliza las capacidades, estrategias y energía simbiótica de las humanas y los humanos, y nos hace pensarnos como seres cuya vida sólo es útil para cumplir con el rol productivo a ultranza, mientras el rol reproductivo es utilizado para generar más mano de obra para los fines económicos de quienes desean continuar dominando el mundo.

Por eso es tan necesario hacer memoria histórica, rescatar y encontrar otros caminos posibles, caminos que vean un desarrollo humano en conexión simbiótica con su entorno, basado en la igualdad con equidad, en la libertad y diversidad de saberes y expresiones humanas, sentimientos, emociones y placeres; en el reconocimiento de la diversidad étnica, en la autonomía sexual y reproductiva, en el equilibrio económico y social, y en la generación de un conocimiento vital que precise conservar el planeta y no destruirlo.

La convicción e ideales de justicia y libertad de Micaela defendidos hasta la muerte, unida a su familia y luchando junto a su pueblo, nos deja un legado de inspiración para una real gesta independentista contra la opresión y la explotación colonial. Su experiencia vital es y ha sido un referente para muchas mujeres en Latinoamérica y el Caribe quienes lucharon, antes que por sus derechos, por liberarse de la opresión del sistema colonial.

Por ello es imprescindible promover la conexión transnacional entre poblaciones de diversas latitudes, con las que viven fuera de sus países, porque su expansión de libertad y de ciudadanía subvierte al sistema colonial que, cada vez más se transnacionaliza en redes de opresión. Puede ser una oportunidad para incidir por un mundo posible, sin repetir los legados colonialistas, el reavivar las conexiones transnacionales de toda humanidad que acciona a nivel internacional desde su vitalidad y ciudadanía global, mirando al mundo sin fronteras, sin nacionalismos, sin opresiones y generando una diversidad global y convivencia entre todas las existencias sintientes del planeta.

micaela bastidas y túpac amaru ii


Escrito por

Sara Cuentas Ramírez

Periodista, redactora de La Independent, Agencia de Noticias con Perspectiva de Género, Colaboradora de El País-Planeta Futuro.


Publicado en

sara cuentas

Transformación, simbiosis y equilibrio vital